Lolita cuenta en la tele el enorme susto que le dio su hija Elena Furiase

Poco le ha durado la alegría al clan Flores que hace unos días acudía al completo a un teatro madrileño para asistir al estreno de Olvida los tambores, de Ana Diosdado, en el que debutó con éxito la hija de Lolita y Guillermo Furiase
Pocos días después, el pasado viernes, Elena sufrió un pequeño accidente de coche y ahora se encuentra de baja. Lo contó su propia madre Lolita en un programa de la televisión gallega en el que actuaba esa noche.

Mi hija Elena ha sufrido un percance con el coche y sufre un esguince cervical. Está con collarín“, dijo Lolita. “Aunque me veáis guapa”, comentó a los televidentes, “tengo los ojos tristes”, añadió dejando claro que el susto ha sido grande.

De momento Elena ha tenido que suspender sus actuaciones en el teatro, un trabajo del que espera mucho y que le hace enorme ilusión después de triunfar en su faceta de actriz de televisión y demostrar su talento en El Internado, de Antena 3, como informó El Semanal Digital.

Lolita y Elena, la hija y nieta de Lola Flores, se verán las caras por primera vez en la gran pantalla en El libro de las aguas, película de Antonio Giménez-Rico que, basada en la novela de Alejandro López Andrada, se estrenará el próximo mes de octubre.

Vía Elsemanaldigital

¡¡¡Desde aquí esperemos que se recupere pronto Elena Furiase!!!

Anuncios

Elena Furiase consigue emocionar a sus padres (y a otros actores, entre otros, del internado) en el teatro en “Olvida los tambores”

En pie y sin dejar de aplaudir, así acabó Lolita al final del estreno de su hija Elena sobre las tablas del teatro. Olvida los tambores le ha dado la oportunidad de probar otro género –ya triunfa con una serie de televisión, El internado– y demostrar su talento en directo. Por supuesto, en un día tan importante en su carrera no podían faltar su madre y su padre, Guillermo Furiase, que pese a estar separado de la artista mantiene con ella una buena relación. Ambos se sentaron nerviosos en el patio de butacas junto a Pablo Durán, novio actual de la artista.

Lolita estaba muy nerviosa antes de la función: “Estoy ilusionada”. Admite que su hija está ajetreada con el teatro, la televisión y el cine, algo que a ella también le ocurre en algunas épocas: “De tal palo, tal astilla. El no parar se hereda”. Su padre, Guillermo Furiase, valoró la experiencia que está a punto de adquirir: “Esto es para que aprenda, es muy chica y

necesita tablas”. Añadió que le encanta que sea actriz. “Esto es lo que yo quería que hiciera. Estoy orgulloso de mis dos hijos. Una salió artista y hay que hacer lo posible para que le vaya bien”.

Elena y el resto del elenco contaron con el apoyo de numerosos rostros conocidos. Allí estuvieron Martín

Rivas, con su novia Irene Escolar, y Ana de Armas, Daniel Retuerta compañeros de Elena en El internado, las misses María José Besora y Lorena Bernal, el mister Juan García, Cari Lapique e Iker Casillas, entre otros.

Vía Hola

Lolita debutará con Elena Furiase, en una película



Lolita y Elena Furiase, la hija y la nieta de La Faraona, se verán las caras por primera vez en la gran pantalla en El libro de las aguas, película de Antonio Giménez-Rico que, basada en la novela de Alejandro López Andrada, se estrenará el próximo octubre. Ambas compartirán planos en un drama situado en la Andalucía de 1939, aunque no repetirán parentesco en la ficción, como hicieron en el primer capítulo de El internado –un éxito televisivo con Furiase como una de sus jóvenes protagonistas–. Álex González, Jorge Sanz, Pepe Sancho, Álvaro de Luna, Ramon Langa y Ana Diosdado completan el reparto de la producción, que ha contado con Gil Parrondo como director artístico.
“Lolita tiene excelentes genes de actriz”, destaca el cineasta, que ha querido recuperar la faceta interpretativa de la cantante, que tan buena huella dejó en Rencor, de Miguel Albaladejo, en la que logró el Goya a la mejor actriz revelación. Ahora, tras sus apariciones en Fuerte Apache y Caminando, la hija de Lola Flores vuelve en el papel de Tía Lorenza.
González-Rico adapta el relato de un hombre que, exiliado a México durante la guerra civil, regresa a su Andalucía natal lustros después. Allí, al abrir un cuaderno en el que su padre anotaba observaciones meteorológicas, llamado El libro de las aguas, se zambulle en los recuerdos de una juventud, marcada por el miedo, el odio y un amor truncado.

Sigue leyendo