Capítulo 29 “Escrito en las estrellas”: resumen, fotos, vídeo

La guardia civil llega al internado para averiguar la relación entre Pedro y el cadáver que llevaba en el maletero, el de Mateo. Los indicios son manipulados para que parezca que Pedro le envenenó. La puntilla llega con un testimonio falso de Amelia que le acusa de hacerlo por celos. Sigue leyendo

Análisis del capítulo 28 “El exorcismo” by gamebyte

Fermín e Irene Espí

En este capítulo vemos como Fermín va a la mansión del viejo donde tienen retenida a Irene Espí para entregarle un DVD con imágenes de sus hijos y preguntarle por la foto en la que aparece Amelia y el chico, a lo que ella responde que ha visto al chico en los pasadizos.

Sigue leyendo

Jacinta se sienta en el banquillo de los acusados en ‘El Internado’

Si algo caracteriza a ‘El Internado’ es que nunca se sabe qué es lo que va a pasar. Quién podría pensar que Jacinta (Amparo Baró) iba a estar acusada de asesinato. Esta es una de las tramas que protagonizan el capítulo de ‘El Internado’ que Antena 3 estrena a partir de las 22.15 horas. Además, la cadena de San Sebastián de los Reyes emite antes del episodio ‘Los archivos secretos de el Internado’, resumen que a través de Vicky (Elena Furiase), recordará la historia de Cristina Palacios y Mateo (Alejandro Botto). Sigue leyendo

Capítulo 28 “El exorcismo”: resumen + fotos

Jacinta es juzgada por  asesinato

Paula y Lucas están muy preocupados por Evelyn. Durante la noche se ha levantado y se ha puesto a merodear por los pasillos del colegio, e incluso ha chillado a Paula cuando ésta intentaba que volviese a la cama, pero ahora dice que no recuerda nada. Miguel les explica la razón de ese extraño comportamiento: Evelyn está poseída y la única solución a su problema es hacerle un exorcismo. A Paula le encantaría consultarlo con Jacinta, pero la gobernanta está muy lejos de allí, siendo juzgada por asesinato. Sigue leyendo

Capítulo 27 “Premonición”: análisis by gamebyte

Nota: el análisis pertenece a gamebyte, que podeis visitarlo aquí.

Marcos y el encuentro con Gabriela, la psicóloga

En este capítulo se ha demostrado que llevábamos razón en lo que decíamos en el análisis del capítulo anterior. Marcos llamó por teléfono a Gabriela, con la tarjeta SIM que le dejó esta en el bolsillo el día de su entierro, y Gabriela le dijo que fuera al hospital, aunque él para que fuera más creíble fingió un intento de suicidio.

La psicóloga, Gabriela, que estaba trabajando como auxiliar en el hospital, le da a marcos un bolígrafo con memoria USB donde están grabadas todas las sesiones psicológicas de su madre, Irene Espí / Sandra Pazos, que asistía a consulta psicológica al gabinete de Gabriela para descubrir su pasado. Gabriela le dice a Marcos que no la llame más ya que la pone en peligro a ella y se pone en peligro él, por lo que parece que Gabriela no aparecerá mucho más por El Internado. En los vídeos de la memoria USB iremos descubriendo muchas cosas del pasado de Irene Espí, algunas de ellas pueden ser las cosas horribles que hacían (aunque de eso ya tenemos algunos datos), o que tenía un hermano llamado Samuel. Si los chicos se enteran de lo de Samuel, puede que empiecen a buscarlo hasta dar con él, o hasta que Héctor se entere y se una a ellos para encontrar la verdad Sigue leyendo

Los archivos secretos del internado: Premonición

Jacinta habla del Gnomo, el hermano de Elsa.

24 de abril de 2011

Siempre había conseguido hacer creer que eran habladurías, pero cuando Paula llegó al Internado cada vez era más difícil. Se arriesgaba demasiado, se encaprichó de la niña, se convisrtió en su amiga.

Cuando era pequeño lo tenían escondido en la habitación más remota y escondida del orfanato. Ni siquiera le pusierón nombre, fue Jacinta, la encargada de cuidarle, la que le llamó Pablo.

Mató a su madre por accidente. Ella no le quería, deseaba que no hubiera nacido.

Tuvo que irse a vivir al bosque, donde tuvo que convivir con los animales, que le trataban mejor que los humanos. Excepto Irene Espí, la única que no le tenía miedo. Ella y su hija, Paula. Las dos siempre tuvieron buena relación con el Gnomo.

Cuando Elsa se quedó embarazada de gemelos, Jacinta sintió la necesidad de contarle a esta toda la verdad, pero su padre lo impidió. Se iba a repetir la misma historia.

Amparo Baró: “Cada capítulo que recibo de ‘El internado’ me sorprende más que el anterior”

Amparo Baró

Amparo Baró

¿Cómo afronta Jacinta esta cuarta temporada de ‘El internado’?
A Jacinta le van a pasar muchas cosas este año, aunque no estoy muy segura que le va a pasar porque cada capítulo que recibo me sorprende más que el anterior. Pero sé que una de las cosas claves que le van a suceder es que va a ser juzgada por asesinato. No se sabe si la van a encarcelar o no. Los guionistas nos dan unas líneas generales de las historias en las que se van a ver involucrados los personajes para que nos hagamos una idea.

¿Qué va a suceder en la trama que tiene Jacinta con Héctor, el personaje de Luis Merlo?
Esa trama es muy difícil de aclarar porque Jacinta es muy mayor, esta en ese internado desde que era un orfanato y se encuentra dentro de una historia que no es ni muy clara ni muy limpia con los chicos que desaparecieron allí hace muchos años. Supongo que esta mujer conoce todas las historias que han ido ocurriendo en este edificio y estará al tanto que les sucedió a estos chicos.

¿Crees que tus misterios enganchan al espectador o le confunden?
Yo creo que mitad y mitad, porque, diciéndolo como espectadora, que es muy difícil siendo parte de esta historia, de pronto me resulta difícil seguir la trama pero también me engancha porque pienso, “esto lo tengo que entender, esto tiene que ser de esta manera”. Es una especie de masoquismo lo mío, me tengo que enterar bien para dar la talla al rodar.

‘El internado’ se ha convertido desde su estreno en la serie más exitosa de Antena 3. ¿Te imaginabas hace dos años, cuando comenzó la serie, la repercusión que iba a tener?
No me lo imaginaba, pero estoy acostumbrada porque, insisto una vez más, siempre he tenido mucha suerte en los proyectos que he trabajado y la fortuna siempre me ha acompañado. Estuve un tiempo alejada de la televisión, y cuando volví fue porque me ofrecieron ‘Siete vidas’ cuando estaba haciendo teatro, y pensé, “bueno, voy a hacer diez o doce capítulos de esta historia tan divertida”. Al final, compaginé un año la obra que estaba haciendo, ‘La opinión de Amy’, con la serie, y al final hicimos 204 capítulos.

Estoy acostumbrada a la repercusión que tiene una serie de éxito. Anteriormente también estaba acostumbrada porque empecé haciendo televisión en 1959 en Madrid. Hacía series de Jaime Armiñán y Adolfo Marsillach, dos de mis maestros, y yo salía a la calle, y como todo era directo, si yo no llegaba al teatro, paraba un coche en la calle, decía “que no llego al teatro Lara, ¿me podéis llevar? Y me decían ¡la de la tele!” Por aquel entonces ya era conocida por que salía por la televisión, por eso todo lo que rodea a ‘El internado’ no me pilla por sorpresa.

¿Crees que ahora también podrías parar un coche para que te lleve al rodaje de ‘El internado’?
Por supuesto, estoy segura que sí (risas) me traerían al plató de la serie.

¿Qué tiene de especial esta serie que engancha tanto a los espectadores?
Creo que es porque está muy bien pensada, tiene una producción muy importante, tiene unos medios desconocidos hasta ahora en los rodajes de televisión y está filmada con unos medios estupendos. La calidad de la marca, del producto unido a que hay gente muy guapa, hay grandes actores y que hay unas tramas que interesarán a un tipo de público y otras, a otros. Cuando tengo alguna escena con las niñas pequeñas, me emocionan. Se portan maravillosamente y te asombran. Creo que es un conjunto de cosas al que se suma la suerte. Lo que no se da cuenta la gente es que para que una niña salga andando por el bosque tan tranquila, la pequeña tiene detrás un montón de cámaras y de gente.

¿El rodaje de este año está siendo más duro que el de otras temporadas?
Creo que el de este año no es tan duro como los anteriores. Somos dos unidades, una en el plató y otra en esos exteriores tan maravillosos que tenemos en la Universidad Nebrija de Madrid. Esta temporada está siendo más cómoda, todos nos hemos familiarizado más, somos como una piña y eso lo hace todo más fácil.

¿Pero has reducido sus apariciones en el bosque y otros exteriores?
No creas, el bosque por la noche lo voy dejando atrás, pero esta temporada seguirá saliendo bosque y noche.

¿Cuál ha sido el momento más duro que has vivido en el rodaje de la serie?
Recuerdo una escena que fue especialmente dura. Fue una noche que rodamos en El Retiro de Madrid, no era invierno, sería septiembre, pero a las tres de la mañana era terrorífico el frío que hacía, pero duró dos o tres horas así que tan poco fue tan malo. Para mí, el rodaje de ‘El internado’ no es muy complicado.

¿Es cierto que los chicos te piden consejos?
No, la verdad es que no me los piden. También es verdad que a mí no me gusta darlos. Alguna vez me hacen preguntas sobre el mundo de la interpretación, lo único que les puedo decir que tengan la absoluta seguridad de lo que quieren ser, si quieren ser actores o quieren ser famosos, que no tiene nada que ver. Que sigan estudiando, trabajando, viendo teatro y formándose. Esta profesión no es mágica, es un trabajo y hay que currárselo y estudiar.

Entrevista a Amparo Baró “Mientras la gente me quiera en la tele no me voy a retirar”

Amparo Baró es Jacinta

Amparo Baró es Jacinta

En su cara se reflejan la veteranía y la frescura interpretativa a pesar de sus 71 años. Buena parte de ellos transcurridos en escenarios y platós. Amparo Baró fue uno de los rostros indispensables de las primeras series de televisión en blanco y negro y la protagonista de los títulos más sonados del teatro español como ‘El sombrero de copa’ o ‘La dama boba’. Ahora se siente como pez en el agua rodeada de adolescentes que la acompañan en el rodaje de la serie ‘El internado’ (Antena 3), que esta semana ha estrenado su cuarta temporada como líder de audiencia. Optimista e incansable, aún tiene fuerzas para pisar los escenarios en homenaje a su madre, tras haber dejado huella en televisión con su personaje de Sole en ‘7 vidas’.

¿Cómo define su personaje en ‘El internado’?
Jacinta, la gobernanta, es una mujer dura de pelar. Tiene un carácter muy fuerte pero con un corazón enorme. Al principio de la serie podía parecer incluso cruel por los misterios que encierra, pero es inmensamente buena.
Jacinta lo sabe todo.
Por supuesto. Es la única del internado que conoce sus secretos y conoce la vida de cada uno de los niños, que algunos fueron adoptados, otros desaparecieron, o cosas más terribles.
¿Va a ayudar a los chicos jóvenes a descubrir esos secretos?
Como Amparo me encantaría que Jacinta diera ese vuelco. Pero en esta temporada mi personaje tendrá un problema muy serio y difícil de solucionar. Acabará en un juicio acusada de asesinato, aunque pagará su fianza.
¿El desarrollo del personaje se va a complicar?
Se irá viendo poco a poco. Desarrollar un personaje no es fácil pero con mis 71 y un gran bagaje vengo muy entrenada. No hay más misterios en este oficio que trabajar y curtirse.
Ha aprendido de grandes maestros y ahora tiene alumnos trabajando con usted. ¿Qué les dice a esos jóvenes actores?
Siempre les digo que tienen que estar seguros de querer ser actores y no famosos. Que ser bueno se consigue practicando, escuchando, leyendo y sobre todo observando. También es importante no encasillarse en un papel, hay que hacer de todo.
¿Tienen incentivos parecidos a los que tenía usted?
En absoluto. Son muy diferentes, yo aprendí en otra época que no tiene nada que ver con esta. Un actor joven tiene a su favor el reconocimiento del público, en un día les ven 4 millones de personas. Yo empecé en el teatro y me costó años que me viera tanta gente.
¿Qué aprende de los jóvenes?
La espontaneidad y a vivir el día a día. Ellos tienen una forma moderna y activa de aprovechar la vida. Son muy naturales.
¿Se ve muchos años más delante de las cámaras?
Dejé de verme hace tiempo, cuando me jubilé a los 65 años. Siempre he tenido mucha suerte y cuando me ofrecieron el papel puse la condición de no trabajar más de dos días a la semana, estoy algo cansada. Mientras la gente quiera verme en la tele no me voy a retirar.