Lolita debutará con Elena Furiase, en una película



Lolita y Elena Furiase, la hija y la nieta de La Faraona, se verán las caras por primera vez en la gran pantalla en El libro de las aguas, película de Antonio Giménez-Rico que, basada en la novela de Alejandro López Andrada, se estrenará el próximo octubre. Ambas compartirán planos en un drama situado en la Andalucía de 1939, aunque no repetirán parentesco en la ficción, como hicieron en el primer capítulo de El internado –un éxito televisivo con Furiase como una de sus jóvenes protagonistas–. Álex González, Jorge Sanz, Pepe Sancho, Álvaro de Luna, Ramon Langa y Ana Diosdado completan el reparto de la producción, que ha contado con Gil Parrondo como director artístico.
“Lolita tiene excelentes genes de actriz”, destaca el cineasta, que ha querido recuperar la faceta interpretativa de la cantante, que tan buena huella dejó en Rencor, de Miguel Albaladejo, en la que logró el Goya a la mejor actriz revelación. Ahora, tras sus apariciones en Fuerte Apache y Caminando, la hija de Lola Flores vuelve en el papel de Tía Lorenza.
González-Rico adapta el relato de un hombre que, exiliado a México durante la guerra civil, regresa a su Andalucía natal lustros después. Allí, al abrir un cuaderno en el que su padre anotaba observaciones meteorológicas, llamado El libro de las aguas, se zambulle en los recuerdos de una juventud, marcada por el miedo, el odio y un amor truncado.


GUERRA CIVIL “A veces conviene recordar para poder olvidar”, afirma el veterano director, que desempolva la memoria histórica de un conflicto bélico que, a su juicio, no se ha tratado con intensidad en el cine español. “Desde la democracia no se ha abordado con seriedad”, aduce el realizador de El disputado voto del Sr. Cayo y Las ratas, que ahora filma una batalla de sentimientos con González y Furiase de pareja protagonista. “Es un filme emotivo, a veces mágico, sobre el odio, el perdón, la reconciliación”, añade el cineasta burgalés. La película ha sido rodada en la comarca cordobesa de Los Pedroches, una de las zonas “más castigadas” durante la contienda.
En el 2009, Giménez-Rico volverá a la guerra civil con otra adaptación: Inquietud en el paraíso, de Óscar Esquivias. Un filme ambientado en Burgos con dos tramas paralelas que acaban uniéndose: el alzamiento militar de 1936 y “la locura de un hombre obsesionado con Dante y el purgatorio”, avanza el director, que vaticina un negro porvenir para la cinematografía española: “En 20 años no quedará ni una sala”.

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: